lunes, 26 de septiembre de 2016

Pollo de corral a la provenzal y patatas al pimentón


Ya tenemos aquí la última semana del mes, y no sé tú pero a mí me da la impresión que nos han quitado días de este mes.
Como si hubieran hecho un experimento desde algún sitio oculto de esos que salen en las pelis de ficción, y nos hubieran flasheado para no darnos cuentan de que nos estaban tangando días del mes ¿que no? Bueno, siendo realistas oye, que se pasan los meses y los meses  y me da rabia de que corran tanto.

Pero para experimento, este que hice ayer con este hermoso pollo de corral.
Incitada por mi hija Ana, que se había cansado de mi tradicional receta de pollo asado, estuve pensando cómo darle un giro y se me ocurrió añadirle un poco más de sabor y un poco más de mimo, porque te digo que este pollo, ha estado mimado en todo el proceso.



Para empezar te recomiendo que el pollo sea de corral, si bien lo puedes hacer con otro, pero es que cambia mucho de uno a otro y por poco más te das el gusto.

Para hacer las patatas, también vas a necesitar un wok, ya que las patatas se hacen en él antes de meterlas al horno.
Pero ya no me enrollo más y voy con la receta.



Ingredientes:
Un pollo (de corral para los tiempos de horno que te pongo)
Un kilo de patatas
Una cebolla
Dos dientes de ajo
Aceite de oliva Virgen Extra
Una cucharada de finas hierbas
Una cucharadita de sazonador de pollo
Una cucharada de pimentón dulce
Un vaso de vino blanco
Sal

Preparación:
En un vaso pon las hiervas provenzales, el sazonador de pollo, la sal y un poco menos de medio vaso de aceite. Remueve y deja reposar para que el aceite tome bien los aromas.
Mientras calienta el horno a 230-240.



Toma el pollo y extiende todo ese aceite por todos lados, frotando para que se se impregne bien.
Mete al horno con la pechuga hacia arriba, unos 30 minutos.


Mientras en el wok, pon un poco de aceite, como dos o tres cucharadas y sofríe la cebolla y los ajos y después añade el pimentón, con cuidado de que no se queme, entonces añade las patatas cortadas a modo dolar y dando vueltas hasta que las notes medio hechas. Reserva.


Cuando pasen los 30 minutos, dale la vuelta al pollo con la pechuga hacía abajo, y añade el vino y vuelve a programar 15 minutos y abre el horno a mitad del tiempo a riega con el vino todo el pollo, después de ese tiempo, pon las patatas en la bandeja y vuelve a poner 15 o 20 minutos.
Comprueba que esté a tu gusto y disfruta.







lunes, 19 de septiembre de 2016

Helado de tocino de cielo


Este verano me ha traído muy bueno ratos, y uno de ellos fue comiendo un helado de tocino de cielo en una famosa heladería en Cádiz, con mis amigos y mi marido. Mientras esperábamos turno en la heladería comenzó a haber relámpagos, de repente comenzó a soplar un viento muy fuerte y al final terminó lloviendo.
Ese momento de finales de agosto, de noche en la playa, refugiados de la lluvia y comiéndome uno de los helados mejores que he comido, se queda en mi memoria.
Y como canta Serrat, estas, " son aquellas  pequeñas cosas, que nos dejó un tiempo de rosas, en un rincón, en un papel  o en un cajón"
Ese rincón, papel o cajón, lo que convertido en helado, en parte por imitarlo y mucho por recordar los buenos ratos cada vez que lo comamos.

Y parece que no me ha salido nada mal, creo que mejorable si cambio el tocino de cielo comercial por uno casero, pero aún así, muy muy rico. El resultado de mi experimento ha sido un helado cremoso, que no ha necesitado azúcar, ni azúcar invertido ni historias complicadas, ya que lo hice con xilitol y además, con muchas menos calorías,
¿A que te animas ha hacerlo?

Ingredientes:

400 g de tocino de cielo
600 ml de nata de montar
Dos cucharadas de vainilla
100 g de azúcar (yo he puesto xilitol)



Preparación:
Montar la nata y añadir el azúcar.
Añadir el tocino de cielo y batir unos segundos.
Encender la heladera y echar en ella la mezcla.
Yo la he tenido mantecando unos 30 minutos.
*No ha hecho falta enfriar la mezcla antes.

*Muchos días después estaba perfecto y no ha cristalizado absolutamente nada.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

De vuelta con un Flamenquín Cordobés (paso a paso)

¡Hola a todos de nuevo!



Como todos o casi todos lo blogueros, yo también estoy "aterrizando" para volver a la carga después de estas semanas de parón
Y es que cada vez que llega el verano me digo lo mismo, que no voy a parar y que haré muchas cosas ricas, pero cuando llega ese calor insoportable, esas oportunidades de estar en la calle, esas invitaciones para estar con amigos y esa pereza habitual que te obliga a dormir siestas y recuperar sueños perdidos de las noches calurosas,unido a  la inapetencia de todo lo que no sea fresco y las ganas  comer sólo lo que es ligero, hacen que incumpla mi propósito.
Es cuando freno y digo "hasta aquí llegué".

Así que ni me he despedido, ni os deseado feliz verano ni nada de nada.Me despedí a la francesa.
Pero estoy segura de que en la medida que cada uno haya podido, habréis disfrutado mucho. eso espero al menos.

Durante mi tiempo de descanso, hice algunas recetas muy buenas que tenía en mente compartir, pero a la hora de comer, me podía la flojera veraniega y no me daba el cuerpo ni para sacar la cámara, por ello, tengo pendiente repetir unas cuantas.

Pero hoy os traigo un paso a paso de este rico flamenquín, bien llamado cordobés, por ser tan típico de allí, pero a la vez, una receta que se hace en toda Andalucía (desconozco si fuera es fácil encontrarlo).
En cada casa se puede hacer incluyendo alguna variedad, lo mismo que se puede encontrar en carniceras ya preparado y cada cual tendrá su diferencia, pero básicamente, como yo lo hago es de la forma más habitual de encontrarlo.

Si bien es un poco entretenido, tiene la ventaja de que una vez que te pones, lo mismo da hacer 8 que 12, que lo que quieras,  se pueden congelar y tenerlos listos sólo para freírlos, el resultado merece la pena.

¿Os parece que vayamos manos a al obra? 
Ingredientes para 6:

6 filetes de lomo de cerdo ( cortados  a modo de libro)
500 g aproximadamente de carne de ternera picada
200 g de jamón serrano
huevos
pan rallado
harina común
pimienta molida
sal
aceite de oliva abundante

Preparación:

En una tabla pon los filetes extendidos, envueltos en papel film, esto nos ayudará a machacar un poco la carne para que esté más tierna y el film nos ayudará a manchar menos.
Retirar el film y salpimentar la carne.



Ten preparado en jamón y la carne picada por separado y extiende en cada pieza de filetes ( te recuerdo que sean tipo libro, para poder liar mejor y que tengan buen tamaño)








Ten preparado un plato con harina, otro con huevo batido y otro con pan rallado.

Pasa cada flamenquín por cada plato en ese orden, harina, huevo y por último pan rallado.
Si cierras con cuidado los bordes, no hará falta nada como palillos para cerrarlo, es muy desagradable andar quitando palillos una vez fritos y menos en la mesa,



Una vez terminados todos tus flamenquines, mételos en la nevera un buen rato.
Mientras, puedes ir cortando unas patatas que podrás freír con antelación y así aprovechar el aceite y la temperatura del mismo.
Fríe los flamenquines y sirve de inmediato.
 Te sugiero que si te gusta el alioli,le pongas un poco encima, es una buena salsa para esta receta.

Espero que te animes ha hacerlo y sobre todo que lo disfrutes.


lunes, 11 de julio de 2016

Helado de albaricoque apto para diabéticos (con tres ingredientes)

Que hace calor no hace falta decirlo, pero aquí abajo hace mucho calor.
Cuando veo algunos termómetros de algunas zonas de nuestro país, me da una envidia que no debe ser buena, esos  veinti...pocos grados, incluso cuando casi llegan a los 30º, yo me cambiaría sin pensarlo.
Las personas que tienen que  soportar estos calores durante tanto tiempo, creo que no tienen ni idea de lo que es trabajar a 40º y sin aire, que de esos hay muchos gremios, y que no les queda otra opción, por eso me sorprende que haya gente todavía que desde su cómodo verano, juzgue lo que pasa por aquí abajo a 45º o más. Pero bueno, eso puede dar para una charla más seria y en otro contexto.




Y como  pesar de todo hay que seguir cocinando, hoy te cuento cómo hice este helado, sencillo, buenísimo, y lo mejor es que lo pueden comer las personas diabéticas o todos lo que no quieren tomar azúcar común.
Seguro que voy a hacer más versiones, puedes cambiar el tipo de mermelada a tú gusto y ya tienes otra versión, yo me decidí por la mermelada de albaricoque, que es la favorita de mi marido, y usé la marca de la vieja fabrica, sin azúcar, que es la que uso siempre.
Es tan fácil como tener una batidora para montar la nata, si no tienes heladera, no te preocupes porque no cristaliza nada, y ante la duda, lo único que puedes hacer es meter el helado en el congelador, y sacarlos cada media hora unas tres veces y volver a batirlo, así te aseguras la cremosidad.
El azúcar de abedul es fácil conseguirlo, en herbolarios, grandes superficies, o tiendas especializadas, también lo encontraras por "xilitol"
Yo lo compro en hipercor.

Ingredientes:
500 ml de nata para montar 35% Mg como mínimo (crema de leche)
1 bote de mermelada de albaricoque sin azúcar, la vieja fabrica.
2 cucharadas colmadas de azúcar de abedul

Preparación:
Montar la nata con  el azúcar de abedul.
Con una espátula ir incorporando poco a poco la mermelada.
Si tienes heladera, lo puedes mantecar una media hora, si no la tienes, sigue las indicaciones que te he dicho antes.
Este helado es sorprendentemente exquisito, por lo que te invito a probarlo y que lo disfrutes.



martes, 5 de julio de 2016

Probando La Lima de pies y el set de manicura de Supermercados Lidl ¿funcionan?

¡Muy buenas!

Hace unos días los supermercados Lidl pusieron a la venta una promoción que me interesó desde que lo vi, Se trata de la lima de pies para durezas y de un set de pedicura y manicura, ambos con un precio muy bueno, 12,99 y 6,99 respectivamente.
Indagué un poco buscando opiniones y al final me decidí a comprarlas.
Desde que lo usé  tenía pensado hacer una entrada con mi opinión, porque quizás pueda servirte si dudas si comprar alguna de las limas o no. Aunque creo que tendrá que ser para otra ocasión, porque volaron en un rato.

Te cuento acerca de la lima para pies, para empezar te diré que todo lo que he visto en tiendas o farmacia tiene una gran diferencia de precio, pero como no lo he probado, no puedo hacer una comparativa entre ellas.



La caja trae la maquina con dos rodillos, una para cada tipo de dureza, además una brochita para limpiarlas y las pilas. El funcionamiento es sencillo, el sistema para cambiar los rodillo es cómodo y fácil.


Después de probarlo ¿me ha funcionado? A la perfección. Me dejó los pies perfectos sin mucho esfuerzo, ten en cuenta que soy usuaria de podología y sé que la potencia de sus herramientas es muy superior, pero para un cuidado de nuestros pies en casa es perfecto. Por la tarde volví a comprar otro para regalar y no quedaba nada.

Set de pedicura y manicura, pues en este caso tengo que reconocer que no soy muy manitas, y que se me resiste el manejo de un par de accesorios.


Te cuento que el set incluye cinco accesorios para el limado de uñas, pulido, brillo y para las cutículas, Tiene giro a derecha e izquierda, algo que no sé todavía que utilidad tiene, pero teniendo en cuenta que he de practicar,  mi conclusión de las dos veces que lo he usado parece un buen equipo,

Por tanto opino que merece la pena comprarlos, no sé qué tiempo durarán, pero tienen garantía de tres años, y eso ya es mucho.



Y si también o compraste o ya lo tenías, cuéntanos tu opinión, ¡seguro que puede servirnos!