martes, 26 de febrero de 2013

Croquetas de Pollo



En la mayoría de las familias suelen ser famosas las recetas de croquetas  de las abuelas, en mi casa no íbamos a ser menos. Mi madre hace unas croquetas tan ricas que hijos y nietos hemos pedido que no falten en la comida de Nochebuena, y tanto unos como otros, atacamos a la fuente de croquetas, las de jamón, las de bacalao, las de pollo… ¡las que sean! Todas le salen buenísimas.
Por eso dejé de hacerlas en casa, era imposible que tuvieran aceptación y que al comerlas no evocaran a las de la abuela. Pero mi hija me pidió las que hiciera para el blog, me contaba que sus compañeros de estudios o amigos venían al blog a buscar croquetas y no había, pues nada, ya por fin hay croquetas, pero no cualquieras.
Llamé a mi madre y me dictó la forma de hacerlas, reconociendo que todo el mundo se las pide y que a veces ha hecho más de cien que después reparte entre unos y otros. Yo estoy muy lejos para ir a por croquetas y esta vez por fin me han salido igual. ¡Qué bien!


Cómo hacerlas:

Usar carne de pollo, o pavo de sobras de puchero o caldo, la cantidad de carne es aproximada, pero más o menos unos 300 g. En una cacerola baja, se ponen un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar, se sofríen media cebolla muy picada y un diente de ajo picado. Cuando están pochaditos, se echan tres o cuatro cucharadas rasas de harina y se tuestan en el aceite, removiendo, si no se hace esto la harina quedaría cruda y el sabor es muy diferente.
Se echan a la cacerola primero la carne picada, sal, nuez moscada y un poco de pimienta y, en partes iguales, leche y caldo de pollo o lo que llamamos también, caldo de puchero. La cantidad de líquido la va marcar la textura de la masa, debe ir quedándose despegada de la cacerola a medida que lo removemos. Dejar enfriar en un plato.
Cuando esté fría se lían las croquetas. Sé que hay maquinitas en la que se mente la masa y salen como churros, pero a nosotros nos gusta el método de la cuchara, en la foto veis cómo es, dos cucharas e ir dando forma con ellas.
Pasamos por huevo batido y pan rallado y freír en abundante aceite de oliva.
Nota: si la masa os queda grumosa, se le puede meter la batidora.









15 comentarios:

  1. Las croquetas de pollo son siempre un éxito.
    Las tuyas tienen una pinta magnífica.
    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, no conozco a nadie que no le gusten!

      Eliminar
  2. Buenísimas!! me comía unas cuantas ahora con lo que me chiflan las croquetas caseras de pollo :D
    un besote!

    ResponderEliminar
  3. Que buenas croquetas caseras!!! las de toda la vida, dan mucho trabajo pero merecen la pena,
    en casa no faltan nunca.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí dan trabajo, pero cunden, a mi las comidas de aprovechamiento me encantan, besos guapa.

      Eliminar
  4. Muy muy ricas .

    Las croquetas es una de las cosas que me gustan de verdad.
    Mi mujer las suele hacer de huevo...tambien lo hacia mi suegra .
    Huevo duro cortadito a trocitos muy muy pequeños, como rallado...están muy ricas.

    Estas tienen una pinta ...
    Mándame una por correo¡¡

    Un placer pasar por aqui .

    Desde Barcelona , mi saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaki muy ricas que tienen que estar, las probaré así otra vez, gracias por pasar por aquí, saludos!

      Eliminar
  5. jejeje hemos coincidido con la entrada, yo también he puesto unas croquetas de cocido! y es que están riquísimas y es una manera de aprovechar restos, yo tampoco hacia porque las de mi madre eran insuperables pero como tengo un nene pequeño tenia que aprovechar al máximo la carne que me sobraba de sus papillas, y al final he conseguido que me salgan parecidas a las de mi mami ¡quien la sigue la consigue! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues voy a ver tus croquetas ahora mismo, besos Maria.

      Eliminar
  6. Se ve tan lindo y delicioso que quiero probar me encantan cuando son caseras,abrazos y abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita, es muy agradable recibir vuestros comentrarios, que sin duda agradezco mucho.